navegador

Loading...

lunes, 9 de julio de 2012

UN PABELLON INFANTIL PARA LA POSTERIDAD


 Un Pabellón Infantil para la posteridad *
 
Cuando una feria del libro se abre al universo de lectores y apuesta su esfuerzo a acercar al hombre común al gusto, el placer y la magia, que reside en la interioridad del libro, como extensión del pensamiento humano, debe priorizar por los niños, por sus gustos y necesidades de lectura, por las alternativas culturales y recreativas que favorezcan su presencia activa y que garanticen su formación como futuro lector potencial, que no dejará de asistir a esta cita anual con los libros y su universo.
La Filven hizo lo propio dándole al niño el peso justo en su programación cultural. Enfatizando en generar espacios que dignificaran la presencia del niño, como público de atención prioritaria que pudiera transformar su asistencia a la feria en experiencia significativa.
Concentrados en esta iniciativa, la edición Filven 2012 hizo historia como promotora de lectura, con el diseño de un inmenso pabellón infantil, caracterizado por un impresionante domo de 19 mts de radio, que fue una feria en si mismo, acondicionado como espacio confortable, lleno de colorido, con una grama artificial que se convirtió en extensión del parque Los caobos, y que se integró a la plaza de los museos como un inmenso centro cultural.
En medio de este espacio se desarrolló una programación variada que integró a diversas instituciones del estado, que hacen énfasis en el trabajo infantil, con actividades de teatro, música, artes plásticas, ciencias, cine, periodismo, patrimonio, juegos tradicionales, canto coral, dirigidas por una diversidad de promotores culturales y artistas, que a su vez ofertaron una colección de libros infantiles y un inmenso ajedrez que fueron atractivo de grandes y chicos, Y como cifra record se logró atender durante toda la semana de feria, a mas de dieciséis mil personas, entre los que pudimos contar a ocho mil setecientos cuarenta y dos niños.
Al rededor de este Inmenso Pabellón se concentró la oferta de libros para niños y jóvenes, docentes, bibliotecarios y promotores de lectura. para ello tan solo el perro y la rana presentó ocho novedades de altísima calidad, Correo del Orinoco, Minici, Monte Avila Editores, Ipasme, La revista Tricolor, apostaron a este estímulo y Ediciones Ekaré y Playco junto a Norma y al FCE, garantizaron la oferta de ediciones privadas para los mas pequeños.
Otro Banquete fue la presencia de escritores y animadores de lectura internacionales. Javier Naranjo desde su Casa de las estrellas en Colombia, vino a decirnos en palabras del pequeño de 8 años, Camilo Aramburo, que un “Adulto: es un Niño que ha crecido mucho” y por ello es posible que nunca dejemos de ser niños, desde la dimensión de la sensibilidad y de la ternura. También desde la Hermana República de Cuba Lidia Meriño compartió su peña literaria con niños y jóvenes y con ella recitamos poesía, cantamos sones y bailamos rumba, entre rondas infantiles, versos y cuentos habaneros.
Durante toda la semana El rey mocho, Alicia, Miguel Vicente pata caliente, Tio Tigre y Tio Conejo, El cuervo de Poé, Pollito pito y el Sapo Cururú, deleitaron a niños provenientes de distintos rincones de la ciudad, y se hicieron presente los escritores Laura antillano, Luis Carlos Neves, Xavier Xarabia, Luis Dario Bernal y Javier Guedez y las agrupaciones Cuentos de todos los días, Sarta de Cuentas y Letras Urbanas que trajeron sus historias para hacer de este pabellón: universo de niños, de libros y de experiencias.
El pabellón infantil se convirtió en el atractivo mas importante de la feria y el desarrollo de un coloquio de literatura infantil sirvió de espacio para que escritores, editores y promotores de lectura, intercambiaran experiencias y visiones del libro, del niño y de la interacción entre ambos.
Finalmente el pabellón infantil cerró su programación con un sencillo y profundo homenaje a Zobeyda la muñequera. Entre los papagayos y juguetes artesanales de Nicolasito Agüero y las muñecas elaboradas por los niños en el taller de Janeth Funes leímos el acta de nacimiento y bautizo de las muñecas y con ello sembramos el compromiso de seguir encontrándonos en este espacio para la dignidad.
Estamos convencidos de que el niño que hoy asiste a nuestro pabellón infantil, vendrá mañana a escuchar recitales de poesía, seminarios de historia, o sencillamente a comprar un libro para obsequiarlo, pero ya tiene una experiencia para compartir con sus amigos, familiares, con la soledad de su almohada. En sus sueños estos colores le acompañaran. El niño que asiste a nuestra feria se hará su propia opinión sobre el gusto por los libros, porque en realidad estamos estimulando el crecimiento y profundización de esta relación.
Todo ello nos compromete a seguir creciendo y construyendo espacios que desarrollen y renueven los caminos de acercamiento al libro a nuestros niños y jóvenes. Ahora nos expandimos por todo el país para seguir regando semillas y nuestra compromiso es seguir apostando a estos sueños y confiando en el poder transformador del libro y la palabra.

* Artículo publicado en la Revista "Arte de Leer" (Julio 2012)