navegador

Loading...

miércoles, 8 de febrero de 2012

4 Poemas al 4 F (varios autores)



Tanques en la calle

                                                                                    Stand on your feet
                                                                   Inner fear: your worst enemy
                                                                                                  Sepultura

                                          Traidora impotencia ante esa historia que se
                                  jugaba y vivía fuera de mí, lejos de mis decisiones
                                                                                            Ramón Bravo



Yo también nací un 35 de enero
12 años antes
ahora despuntaban los ‘90s
la equis
jugábamos el Battle City de Nintendo
un tanque, dos tanques, tres
teleatractivos
durante la tormenta del desierto
cuántos tanques de guerra
artillados, fortachones, indolentes
cuatro tanques, cinco tanques, seis
de variados modelos, colores, sabores
a plomo, a agua, a represión
divertimentos para el marine interno
dentro del tanque, dentro de nosotros
y escuchamos
Chaos A.D., tanks on the street
confronting police, bleeding the plebs
y un trabajador con su bolsa de mercado
confrontaba los tanques
manera inédita de jugar Battle City
y seguíamos disparando
siete, ocho, nueve tanques
jugando Battle City y protegiendo el ÁGUILA
destruyéndolo todo
sabíamos que tener un tanque era tener poder
pero nos habían borrado el poder del glosario
Chaos A.D., army in siege
total alarm, I'm sick of this
diez tanques, once
descarado tanque escurridizo
y el plebeyo intentaba domar la blindada bestia
(Rage Against The Machine)
como si de un caballo se tratase
luego el tanque ya no era tanque
de arma de felpa, carrusel de asedio
alguien lo convirtió en herramienta
hoz de pólvora
el tanque era ahora una bestia domada.

Se puso de nuestro triste y rabioso lado
porque vio que éramos unos perdedores
eran los ‘90s de Kurt Cobain
Jeremy se suicidaba en la escuela
Lo Imperdonable, Las Rejas del Cementerio
doce tanques, trece tanques, catorce
el tanque domado, el alterado, el real
seguía en la calle
pero ya no estábamos en su ojo
giró su falo humeante y proclamó
“he decidido ir con ustedes,
rehúsense y resistan”
quince tanques y jugar Battle City era otra cosa
para el tonto púber
oía Collective Soul, primero Shine,
luego The world I know y
el suicida no se arrojaba
el tanque también había ascendido
más que sólo escaleras
ya era ariete tocando a la puerta
(El idiota de Axl Rose versionaba a Dylan)
“¿duerme usted, señor presidente?”
ya no más nostálgico panfleto
se oía un grito de dolor y furia
silbaba en los oídos una fecha
para aquella genuina obstinación
Mantengan sus posiciones
El miedo es su peor enemigo

Isaac Morales Fernández
(Miranda. Escritor. Fundador del Grupo Literario ¿al vacío…? y el Colectivo Editorial VENceremos de los Valles del Tuy. 1980)





Parido Canto

Disminuía la mañana
provocada por el auspicio de un sol crispado
atento a la que va a ocurrir
Es cuatro de febrero de uno nueve nueve dos
la casa es espacio cotidiano de costumbres
es café ya está servido
Alex y Adrían alzaron ya sus bultos
y antes que yo
se adelantan a la escuela
los bendigo e invoco a Dios
para encaminar sus pasos al maestro de escuela
que hurga en la sobrevivencia
el que lleva esperanza en donde anide la pobreza
el que lleva alimento a la casa del hambre
el que no puede caer
el que inventa

ellos mis hijos
no habían llegado aún al cruce de la esquina
cuando encontraron la noticia

Papá papá no hay clases
los bolivarianos tomaron el cielo

sueño blanco y negro
donde se adelantaba
como los broncos surcaban las nubes con torpeza
de aves regordas

cinta dando saltos en el proyector de un viejo cinema frío

canto por ahora
las bombas bobas que jamás estallaron
los pilotos de f16 con licencia de 2da
los generales sin tropa
los policías enlatados
disparando su arrechera a las vidrieras

El pueblo fue entonces
confusión tiempo
en fe esperanza trueno
sobre el sol del día

Se rinde el comandante
de nuevo el miedo teje corredores de sombra

Sobre el hambre todos se resignan
la carroña blanca y verde se mantiene
un lustro agobio de la eternidad
y hoy más que ayer la lucha es un deber
un signo del hombre
que lleva inscrito en la memoria de su sangre
decapitación tortura muerte grito silenciado
que hoy es canto
parido canto que no retrocede

William Torrealba

William Torrealba Caracas 1959 Poeta, Docente, Licenciado en Educación con Post grado en Literatura Venezolana. Ha publicado Alcalís, (Premio “Cada día un libro”, del Ministerio de la Cultura. Alto Aliento y Después de la Noche. Sus poemas han sido publicados en diferentes Revistas del País. Participó en el Festival Mundial de Poesía de La Habana y en diversas ediciones del Festival Mundial de Poesía de Venezuela. Sus poemas han aparecido en las Antologías: Ciudad Satelite (1985), 70 poetas en Solidaridad con Irak, El Libano y Palestina, Esa Bolera es nuestra, Sistema Nacional de Imprentas, entre otras. Actualmente es subdirector académico del Liceo Andrés Bello de Caracas






No volverán sus pútridos verdes

(Poema a manera de Panfleto para el 4F)

Volvió febrero el 4F
a renovar el verde oliva
a saldar la deuda de los masacrados del 27F
y se alzaron fusiles en Caracas y Zulia
para cumplir un juramento milenario
que seguía haciendo ecos bajo un samán de güere

La gente entendía muy poco porque hacía apenas tres años
esos mismos uniformes verde oliva
los habían asfixiado
entre fuego de balas cañones desapariciones forzosas
fosas comunes del Valle Allegro

Un 27 de Febrero salió el pueblo en guarenas y caracas
a reclamar justicia y derechos humanos
y un ejercito de derecha de generales-burgueses-tarifados
tiñeron las calles de sangre desde el 28F
y fijaron en su historia
que la masacre era culpa de los pobres
y siguieron el reinado en sus palacios
e hicieron crecer el dolor entre las gentes

Ese día que asesinaron al pueblo
Deshonraron el verde oliva y al libertador
lo tenían secuestrado en una cajita de madera
por los alrededores del Panteón Nacional
y llamaron a los mios saqueadores, vándalos, hordas salvajes, pirijuanos

Pero no es simplemente cosa de uniforme
ni de hábito
por que la cosa va mas allá de la corteza
está en la savia

y debió pasar un tiempo para que florecieran nuevos olivos

Germinaron nuevos verdes
más cercanos a la tierra y a los barrios
y para hacerse escuchar tomaron el palacio
los asesinos huyeron como ratas
se refugiaron es sus televisoras
y planearon perpetuarse como bestias


Febrero llegaba nuevamente
para quedarse entre nosotros
y comenzó a dar frutos
y el verde nos mostró otros matices
y las calles se llenaron de otros rojos
ni de sangre ni de muertos

y Febrero entonó nuevos cantos
penetró en el cielo
y se apostó en las calles
volvió a bajar del cerro
y se metió en la escuela
realizó tres comidas asistió al teatro
y desmontó la prensa

Febrero se hizo de la ciudad y las avenidas
se expuso en los museos
y una nueva canción brotó como ópera prima
y nacieron mil bandas
y se lleno el stadium con un canto de goles
se conquistó el espacio
y ahora la poesía esta en la calle

y los malos creen que van a teñirnos nuevamente de sangre
con cuentos de caperucita
pero que equivocado están

por primera vez le tocó el turno al pueblo
y no volverán sus pútridos verdes

José Javier Sánchez




TU PALABRA DE FUEGO



Nunca fue más filosa y cortante

nunca, más luminosa y abierta

nunca viajó más rápido en el viento

para llegar puntual a todas partes

nunca fue más nuestra

más de todos

más calle

           monte

               selva, más páramo

                                           y océano



Nunca fue más tambor de combate

más táctica elevada

más suprema estrategia



                                        Tu palabra de fuego comandante



Gastón Fortis Silva