navegador

Loading...

martes, 20 de agosto de 2013

El crimen fue en Granada


-->



El crimen fue en Granada 

                                                                                              Por Marco Aurelio Rodríguez
 
Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, 5 de junio de 1898 - Víznar, 18 de agosto de 1936), uno de los más grandes poetas de España, dramaturgo de dimensiones universales. Transcurrió los primeros años de su vida en el ambiente rural de su pequeño pueblo granadino, que arrastraba aún profundas costumbre feudales. Sus estudios los realizaría en un colegio de Almería para posteriormente ingresar a la Universidad de Granada: estudió filosofía y letras y se licenció en derecho. Durante sus días de estudiante comenzó una entrañable amistad con Manuel de Falla, quien ejerció una gran influencia en él, transmitiéndole su amor por el folclore y lo popular
A partir de 1919, en la Residencia de Estudiantes de Madrid conoció a Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, con jóvenes poetas de su generación y a Luis Buñuel y Salvador Dalí, por quienes cultivó una amistad basada en el afecto y en la exploración inicial de nuevos lenguajes.
En 1921 publicó su primera obra en verso, Libro de poemas, con la cual, a pesar de acusar las influencias románticas y modernistas, consiguió llamar la atención. Sin embargo, el reconocimiento y el éxito literario de Federico García Lorca llegaría más tarde con la publicación, ya en el año de 1927, de Canciones y, sobre todo, con las aplaudidas y continuadas representaciones en Madrid de Mariana Pineda, drama patriótico; que obtendría el éxito que no alcanzó con su primera obra El maleficio de la mariposa.
Entre 1921 y 1924, al mismo tiempo que trabajaba en Canciones, escribió una obra basada en el folclore andaluz, El Poema del cante jondo (publicado en 1931), una obra más madura, con la que experimenta la identificación con lo popular y que continuó con el Romancero gitano (1928). Lorca consiguió una voz personal, de metáforas propias de imágenes inesperadas -oníricas.
Tras este éxito, Lorca viajó a Nueva York, ciudad en la que residió de 1929 a 1930.De su estadía en Nueva York saldría el libro Poeta en Nueva York, donde elaboró una denuncia social cargada de la neurosis de una sociedad monetarizada, donde lo caótico de su realidad tocan los linderoas del surrealismo. Es una poesía del vértigo, de la apocalípsis del poder y el dinero. Con ese libro Federico García Lorca plantaría posición ante el embate del capitalismo.
De Nueva York Federico partiría a Cuba; llegó a La Habana un 7 de marzo de 1930 y su visita se prolongaría hasta el 12 de junio de ese mismo año. Había sido invitado por la Sociedad Hispanocubana de Cultura para dictar unas conferencia. En aquél tiempo era Fernando Ortiz quien presidía esa institución cultural; el prestigio de Don Fernando Ortíz lo situaba entre los intelectuales más prestigiosos de la isla y principal conocedor de la influencia africana en la misma.
De esa visita a Cuba quedaría un poema; el único en el que el poeta andaluz haría referencia directa a la isla y que estaría dedicado a Fernando Ortíz Son de negros en Cuba.
Vale destacar la diferenciación que haría Federico García Lorca de su percepción de los negros norteamericanos plasmados en su libro Poeta en Nueva York y del negro cubano. Dos culturas que García Lorca supo diferenciar e identificar con su propia cultura, así lo plasmó en una de sus conferencias dictadas en La Habana, en la que trató de su libro Poeta en Nueva York: «Y salen los negros con sus ritmos que yo descubro típicos del gran pueblo andaluz, negritos sin drama que ponen los ojos en blanco y dicen: “Nosotros somos latinos”».
Entre los intelectuales cubanos con quien Federico García Lorca trabaría amistad se encuentra Juan Marinello y el poeta Nicolás Guillén cuyos versos Motivos de son fueron publicados el El Diario de la Marina, estando aún Lorca en Cuba, el 20 de abril de 1930.
En 1932 Federico García Lorca fue nombrado director de La Barraca, compañía de teatro universitario que se proponía llevar a los pueblos de Castilla el teatro clásico del Siglo de Oro. Su interés por el teatro, tanto en su vertiente creativa como de difusión, responde a una progresiva evolución hacia lo colectivo y un afán por llegar de la forma más directa posible al pueblo. Así, los últimos años de su vida los consagró al teatro, a excepción de dos libros de poesía: Diván del Tamarit, conjunto de poemas inspirados en la poesía arabigoandaluza, y el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1936),  elegía a su amigo, llena imágenes de surrealistas y fosrmas poéticas de lo popular.
Sus últimas obras de teatro Yerma (1934) y Bodas de Sangre (1933) indagan en las formas clásicas de la tragedia, cargadas de una fatalidad y dramatismos que estamparía su sello a la cultura española para siempre, como La Casa de Bernarda Alba (1936), en la que la figura femenina, hundida en los atavismos feudales y de opresión masculina, mostraría su rostro retador, su lucha y la injusticia, que no dejaría de afectar a esa sociedad española sacudida por las convulsiones de un orden social que engendraría el franquismo, el fascismo más ordinario y criminal que han parido las tierras de España.


El silencio es otro crímen

Aún despues de 77 años de haber ocurrido los hechos que harían del poeta español -quizá el más conocido de todos los poetas españoles del mundo; la canalla fascista se empeña en ocultar la violencia de lo acontecido con Federico García Lorca en el barranco de Viznar; a pocos metros de donde sería enterrado el cuerpo fueron encontrados huesos, cráneos con disparos, casquillos de balas de armas largas y cortas.
Sin embargo las investigaciones han sido suspendidas debido a que si el Juzgado número dos de Granada decide continuar su tarea "sería  la primera vez que el Estado denuncia en España haber encontrado muestras de violencia generada por un poder público de forma sistemática", como lo define el director de Memoria Democrática de la Junta, Luis Naranjo.


La burguesía fascista

"Una ciudad pobre, acobardada; una tierra de chavico donde agita actualmente la peor burguesía de España" (Federico García Lorca).
El Partido Popular de Granada, ha manifestado estar en contra de la exhumación de los cadáveres que están en las fosas, por el contario, están empeñados en asiganar varios millones de euros para la inauguración del Centro García Lorca en la ciudad nazarí y así cubrir el crimen con una máscara de silencio. Así se alejaría al poeta de la inmensa masa de víctimas del fascismo y del ensañamiento de la Guerra Civil y la Dictadura.
La lisonja después de perpretado el asesinato,ha sido la estartegia de de la burguesía española, las alabanzas de José María Aznar durante el centenario de Lorca, no dejaron de despertar una sonrisa sarcástica en el rostro de los familiares del poeta.
Es ahora el Partido Popular quien quiere llenar de alabanzas al poeta luego de haber sido quienes hajaron el gatillo; primero fue el fusilamiento moral  en la prensa local durante el verano de 1936, en la que hacían chistes homófobos donde le apodaban Federico García "Loca" y que acabaría con su vida. Ahora quieren enterrarlo bajo millones de euros.
Pero la masacre no fue sólo la del poeta, fusilado junto a dos banderilleros y otras víctimas más; bajo el suelo de Andalucía se encuentran 60.000 fusilados. Cada 17 de agosto se congregan numerosas personas para recordar al poeta. Así fue este 17 de agosto de 2013 cuando cerca de un millar de personas nuevamente se congregaron -algunas enarbolando la bandera de la República, quienes recibieron con abucheos y gritos de "fascista" a Sebastián Pérez miembro del fascista Partido Popular, presidente de la Diputación Provincial y a su conmilitona María José Pino, alcaldesa de Alfacar.
Federico García Lorca continúa siendo el poeta más vivo y peligroso de España.


El crímen fue en Granada. 

                                                                              a Federico García Lorca


1. El crimen
Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.

Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.

El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.

Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!

Muerto cayó Federico

—sangre en la frente y plomo en las entrañas—

... Que fue en Granada el crimen

sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.




2. El poeta y la muerte
Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
Ya el sol en torre y torre, los martillos
en yunque— yunque y yunque de las fraguas.

Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.


«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,

te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban...

Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»


3.Se le vio caminar...

                     Labrad, amigos,

de piedra y sueño en el Alhambra,

un túmulo al poeta,

sobre una fuente donde llore el agua,

y eternamente diga:

el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

                                                         Antonio Machado.


.............................


Gacela del amor desesperado

La noche no quiere venir

para que tú no vengas,

ni yo pueda ir.
Pero yo iré,
aunque un sol de alacranes me coma la sien.


Pero tú vendrás
con la lengua quemada por la lluvia de sal.


El día no quiere venir

para que tú no vengas,

ni yo pueda ir.


Pero yo iré

entregando a los sapos mi mordido clavel.


Pero tú vendrás

por las turbias cloacas de la oscuridad.


Ni la noche ni el día quieren venir

para que por ti muera

y tú mueras por mí.


                                Federico García Lorca




                                    (Del Diván del Tamarit)